Archivo de la etiqueta: androide

Inmoov, tu robot imprimible

Como lo estais escuchando, existe un proyecto desde hace unos años gracias al cual puedes imprimir este fantástico humanoide.

Es una creación original de Gaël Langevin, un escultor francés que diseñó una mano imprimilble en 3d con fines protésicos, y el proyecto se ha estendido hasta alcanzar medio cuerpo.

Inmoov es capaz de percibir los sonidos, ver, hablar y moverse independientemente. El robot es capaz de percibir su entorno a través de webcams y responder a órdenes facilitadas por su propietario. Éste incorpora diferentes sensores de presión, infrarrojos y de 3 dimensiones, además del sensor Kinect, que permite al robot ver y analizar el espacio tridimensional del entorno del robot.

Debido al uso de componentes y tecnologías abiertas, muchos desarrolladores han realizado modificaciones en el robot Inmoov para mejorar sus funciones. La modificacion más ambiciosa han sido los programas de reconocimiento artificial porque ha hecho que el robot incorpore micro-cámaras, sensores, sistema de rastreo de movimiento y la habilidad de conectarse a cualquier ordendador.

¿Merece la pena imprimirlo?

Lo primero que tenemos que tener en cuenta es que la inversión económica es más de lo que parece, por un lado las bobinas de filamento, para que os hagais una idea, la impresión de la cabeza, torso y un biceps ha sido de entre 4 y 5 kilos de material plástico. Y por otro lado está toda la parte electrónica, donde cámara, servos, arduino, circuitos, Kinect y tablet suponen una inversión considerable. Su precio final total es de 800 – 1000€, algo a tener en cuenta.

Otro punto muy importante es la inversión de nuestro tiempo, no solo se imprime, sino que también hay que montarlo, y algunas partes cuestan porque no se han diseñado las piezas con una tolerancia para el encaje o ensamblado, y es a base de lijar y lijar, y es algo que lleva tiempo, yo personalmente, siempre aplico una tolerancia de ensamblado en mis diseños, facilita el trabajo.

Muy pocos particulares se aventuran a construir esta maravilla, y si que es cierto que si son más los que se deciden por probar partes, como una mano o los ojos.